MM

Incontinencia urinaria

Incontinencia MedellinLa incontinencia urinaria es la incapacidad para retener la orina. Este es un problema común y es mas frecuente en las mujeres, con una proporción respecto a los hombres de 11 a 2. Algunas veces ocurren pérdidas accidentales de pequeñas cantidades de orina y en otros casos, esta pérdida es frecuente o intensa. Sin embargo, con el debido diagnóstico, la incontinencia urinaria casi siempre se puede tratar.

La incontinencia se ve favorecida por factores que debilitan el esfínter uretral como por ejemplo:

  • Partos: el peso creciente del útero durante el embarazo, los cambios hormonales y la dilatación que se produce durante el parto, son las causas fundamentales de debilitación de la musculatura pélvica. Mujeres de pelvis estrecha, partos múltiples, desgarros vaginales o recién nacido de alto peso, son factores que agravan o condicionan la aparición.
  • Prolapso genital (descenso de la vejiga)
  • Atrofia genital y del suelo pélvico por falta de estrógenos (menopausia)
  • Obesidad
  • Infección urinaria
  • Medicamentos como los diuréticos (utilizados en la hipertensión arterial)
  • Fístula en las vías urinarias: esta es una abertura que comunica la vejiga o uretra con la vagina, lo cual hace que se salga la orina a través de este orificio. Se puede producir una fístula debido a una cirugía pélvica, tratamientos de radiación, cáncer avanzado de la pelvis, o, en algunos casos a un parto difícil.
  • Problemas neuromusculares: en algunos problemas neuromusculares (trastornos que alteran el control muscular), las señales del cerebro a la médula espinal no se conectan adecuadamente con la vejiga y la uretra. Por consiguiente, ocurre una pérdida accidental de orina. Los problemas neuromusculares a menudo ocurren en enfermedades como la diabetes mellitus, tras un derrame cerebral o esclerosis múltiple.

Existen varias tipos de incontinencia urinaria:

  • Incontinencia de esfuerzo: en este tipo de incontinencia, la mujer pierde accidentalmente orina con los esfuerzos: cuando tose, se ríe o estornuda. También puede ocurrir cuando camina, corre o hace ejercicio. Esta incontinencia se debe a una debilidad en los tejidos que apoyan la vejiga o los músculos de la uretra.
  • Incontinencia de urgencia: en esta la mujer puede tener una necesidad repentina y urgente de orinar y pierde accidentalmente orina antes de llegar al baño. Este tipo es debida a una vejiga hiperactiva y ocurre cuando los músculos de la vejiga están demasiado activos y se contraen muy a menudo y antes de tiempo.
  • Incontinencia mixta: La mujer presenta síntomas tanto de incontinencia de esfuerzo como incontinencia de urgencia.
  • Incontinencia por rebosamiento: La mujer tiene pérdidas accidentales constantes de pequeñas cantidades de orina. Este tipo ocurre cuando la vejiga está completamente llena y la pérdida es por rebosamiento. Ocurre cuando el músculo de la vejiga podría estar deficientemente o los nervios que lo activan, también cuando la uretra esta obstruida.

Diagnóstico:
Lo primero es hacer una historia clínica con preguntas frecuentes como: la frecuencia urinaria en el día y la noche, cantidad, y uso o no de toallas absorbentes para la incontinencia. Cuando se presentan las pérdidas si son con el esfuerzo o sin el, si existe deseo previo de micción o no, si alcanza a llegar al baño, etc. posteriormente se realiza un examen físico adecuado donde se observan la posición de los órganos pélvicos y genitales externos y por último los exámenes de diagnóstico: el más utilizado de ellos es la urodinamia; este examen es primordial en el estudio de la incontiencia urinaria, es un examen que consiste en evaluar la función del tracto urinario bajo (vejiga y uretra) y reproducir en alguna medida los signos síntomas clínicos de los pacientes. Evalúa tanto las fases de llenado como de evacuación. Con este examen se obtiene un diagnóstico más preciso del tipo de incontinencia urinaria y por lo tanto ayuda a elegir el tratamiento óptimo en cada caso.

Una cistoscopia en algunas ocasiones también puede utilizarse. Es un examen donde se introduce un tubo con una cámara para mirar de forma directa la uretra y la vejiga. 

Tratamiento:
medidas generales:
• Adelgazar: en las mujeres con sobrepeso, se ha demostrado que adelgazar reduce la frecuencia del escape de orina.
• Evitar el estreñimiento: hacer esfuerzos repetidas veces para vaciar los intestinos puede perjudicar el piso pélvico y causar descensos.
• Beber menos líquido y limitar el consumo de cafeína: Si tiene incontinencia, es buena idea llevar un control de la cantidad de líquido que ingiere. La cafeína puede actuar como un diurético; ésta se encuentra en el café, el té, algunos refrescos y en algunos medicamentos.
• Si tiene una tos crónica que le hace perder orina accidentalmente, determine la causa de esta tos. La presencia de tos crónica puede ser una señal de alergias, infección de los senos nasales u otro problema que se puede tratar.
• Deje de fumar: La incontinencia urinaria es más común y más grave en las personas que fuman. La causa de esta relación aún se está investigando.

Rehabilitación del piso pélvico o fisioterapia: 

Se ha demostrado que el acondicionamiento del esfínter vesical (en la vejiga) es útil para tratar la incontinencia urinaria imperiosa. El objetivo de este tratamiento es aprender a controlar la necesidad de vaciar la vejiga y aumentar el tiempo entre las micciones (expulsión de orina) a intervalos normales cada 3 a 4 horas durante el día y cada 4 a 8 horas por la noche). Este acondicionamiento lo realiza un fisioterapeuta con entrenamiento para esto.

Ejercicios de kegel:

Los ejercicios de Kegel mejoran el tono muscular del piso pélvico y además fortalecen los músculos que envuelven las aberturas de la uretra, la vagina y el recto. Al igual que con los ejercicios abdominales, estos ejercicios sólo dan resultado si usa los músculos correctos, sostiene la contracción de los músculos durante un tiempo adecuado y los hace con suficiente frecuencia. Se debe contraer los músculos que usa para detener el flujo de orina (pero no lo practique cuando esta eliminando la orina). Se debe sostener la contracción por 10 segundos y relajarlo. se debe Repetir el ejercicio 10 a 20 veces por lo menos 3 veces al día.

Durante los ejercicios de kegel no debe contraerse los músculos de la pierna, los glúteos o el abdomen.

El biofeedback es una técnica de acondicionamiento de piso pélvico. En esta técnica, se colocan sensores dentro o fuera de la vagina. Los sensores miden la
intensidad de las contracciones del músculo pélvico. Cuando contrae los músculos correctos, observará la medida en un monitor. Esta información le permite saber si está haciendo correctamente los ejercicios de Kegel. Esta técnica la realiza personal entrenado para esto. También existen terapias como la
electroestimulación; en ésta los músculos pélvicos se hacen contraer por medio de electrodos. Estas contracciones fortalecen los músculos y mejoran el tono.

Dispositivos:

Un pesario es un aparato que se introduce en la vagina para tratar los problemas de apoyo pélvico y la incontinencia urinaria. Los pesarios apoyan las estructuras pélvicas y algunos comprimen la uretra. Los pesarios vienen en muchas formas y tamaños. La mayoría de ellos están moldeados en forma de anillos o platos.

También hay pesarios especialmente diseñados para la incontinencia urinaria; éstos son útiles para las mujeres que no quieren o no pueden tener una cirugía para corregir la incontinencia.
Los pesarios de apoyo por lo general los puede extraer y colocar la misma paciente. Aunque no todas las personas pueden usar pesarios, para muchas mujeres, los pesarios alivian los síntomas sin tener que someterse a una cirugía.

Medicamentos:
Los medicamentos que ayudan a controlar los espasmos musculares o contracciones involuntarias de la vejiga pueden ser útiles para evitar las pérdidas accidentales de orina asociadas con la incontinencia de urgencia. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la frecuencia de las micciones y las perdidas de urgencia.

Cirugía:
 Cabestrillos: se están usando en la actualidad distintos materiales como cabestrillos para elevar o dar apoyo a la uretra.
• Colposuspensión: se colocan suturas suspendidas a lo largo del cuello de la vejiga y la primera porción de la uretra y se adhieren al tejido en el otro
lado. Estas suturas elevan la vejiga y la uretra y las mantienen en su lugar. 

Tomado de: The American College of Obstetricians and Gynecologists

¡Suscríbete al boletín electrónico!

* Indica que es obligatorio