MM

Infecciones vaginales

Infecciones vaginales MedellinUno de los motivos más frecuentes de consulta al ginecólogo son las infecciones vaginales.  

Estas se manifiestan por aumento en la cantidad del flujo vaginal (leucorrea) y/o cambios en las características del mismo. Lo síntomas más frecuentes de las infecciones vaginales son: irritación vaginal, ardor, rasquiña o prurito, mal olor, dolor con las relaciones sexuales o simplemente cambio en la coloración del flujo pasando de blanco transparente a verde, café, amarillo o rosado.

Todas las mujeres tenemos flujo vaginal que no es más que una secreción producida por la mucosa de la vagina y que cumple la función de lubricación de la zona íntima. Este flujo normal contiene unas bacterias que producen ácido láctico, lo que hace que la vagina tenga un pH ácido y de esta forma evita que ciertos gérmenes (que no hacen parte de la flora normal) colonicen esta zona y causen infecciones. En ocaciones, ese ph se altera y este disbalance y cambio en la acidez de la vagina, hace que los gérmenes "oportunistas" crezcan y produzcan flujo anormal. Este tipo de infecciones pueden darse por tanto en mujeres de cualquier edad, sin importar si son sexualmente activas o no. Entre las infecciones más comunes están los hongos y la vaginosis o gardnerella vaginal. 

El flujo normal puede verse incrementado en algunas épocas como por ejemplo durante el embarazo, por el uso de anticonceptivos orales o según el  momento del ciclo menstrual en que te encuentres; esto es debido a los cambios hormonales que estas situaciones generan en el organismo. Mientras no  presentes los síntomas citados anteriormente, esto es normal y no debes preocuparte. Pero, si observas cambios en las características de tu flujo vaginal, debes consultar para iniciar un tratamiento.

Algunas formas de prevenir estas infecciones son: Aseo adecuado de tu área vulvar externa, evitando introducir duchas vaginales y jabones internos porque esto, al afectar las bacterias benéficas de la vagina (la flora vaginal normal), cambian el ph y por lo tanto favorecen las infecciones por los oportunistas. Cambia tu protector varias veces al día para evitar la humedad y por lo tanto la proleferación de bacterias y hongos. Por este mismo motivo evita quedarte con tu vestido de baño mojado tiempos prolongados.

¡Suscríbete al boletín electrónico!

* Indica que es obligatorio