MM

Atención del parto y postparto

Atencion de partos MedellinParto

El parto es la culminación del embarazo, el periodo de salida del bebé del  útero materno. Usualmente ocurre luego de las  37 semanas (hasta  las 42  semanas). El trabajo de parto inicia con la aparición de contracciones uterinas regulares, que aumentan en intensidad y frecuencia, acompañadas de cambios (dilatación) en el cuello del útero.

El parto de un bebé pasa por varias etapas: la primera etapa ocurre cuando las contracciones uterinas producen acortamiento (llamado  borramiento)  y dilatación del cuello uterino, luego se produce el descenso y nacimiento del bebé y por  último  el alumbramiento de la placenta.

Durante el proceso de parto se puede requerir ayuda de medicamentos como son  algunos analgésicos y oxitocina. Esto se realiza con el fin de aliviar el dolor del  trabajo de parto, disminuir la ansiedad y ayudar a mejorar las contracciones uterinas  para  así tener  un mejor progreso y menor tiempo en esta fase.

La episiotomía (incisión en la zona del periné), es una ayuda útil para evitar que  ocurran desgarros de la vulva, pero no  se hace  en todas  las pacientes de forma  rutinaria. Si se requiere o no, lo decide el médico encargado de  la atención de tu  parto. Usualmente, es más frecuente que se realice en mujeres que van a tener  su primer parto.

En algunas ocasiones el parto no progresa como es esperado y puede terminar  en cesárea. La  cesárea, puede realizarse tanto en forma urgente como en el caso descrito, o de forma electiva o programada cuando el embarazo es de riesgo  elevado para la madre o el feto. Cuando ésta es programada se prefiere hacerla   a las 38 semanas. 

Postparto

El periodo postparto inicia luego del alumbramiento (expulsión de  la placenta). Existe un postparto inmediato; el cual comprende desde el alumbramiento hasta 24 horas después, y  un postparto tardío el cual inicia luego de 24 horas hasta 6 semanas del mismo (40 días).

A continuación encontrarás algunas recomendaciones que deben tenerse en cuenta durante este tiempo:

  • Monitorear el estado de la madre para detectar a tiempo complicaciones como hemorragias, fiebre, taquicardia, hipersensibilidad a la palpación del útero, infecciones, subidas de la presión arterial y otras
  • Vigilar atentamente el proceso de regresión del útero a su estado normal para  así evitar hemorragias

Tanto si tu parto es vaginal, como si se trata de una cesárea, después de que nazca tu bebé tendrás un sangrado que se conoce como loquios. Durante los primeros días, los loquios o flujo vaginal serán de color rojo oscuro y se parecerán a un periodo menstrual intenso. Este flujo está compuesto en la mayor parte por sangre y por desechos de tejido de las paredes del útero.

El postparto inmediato debe aprovecharse para generar el primer contacto del recién nacido con la madre, comenzando a establecer vínculos y a conocer su entorno. Así mismo, el contacto piel con piel entre la madre y el bebé le ayudará a adaptarse a la vida fuera del útero y a mantener la temperatura corporal; mientras esto sucede se debe vigilar el estado de sus constantes (pulso, temperatura y tensión) para detectar cualquier anomalía. Esto último, usualmente  es realizado   por  el personal  de enfermería de la sala y del médico o pediatra a cargo.

Atención de parto  postparto. Ginecóloga María Mercedes Gómez Medellín, contáctame 

¡Suscríbete al boletín electrónico!

* Indica que es obligatorio